Preguntas frecuentes

¿Cómo se usan los LED en la terapia de luz para la piel?

 

Las capas de la piel tienen un elevado contenido de sangre y agua que permite la absorción de la luz con cada longitud de onda, lo que tiene efectos positivos y diferentes en la piel. La terapia con luz es una tecnología avanzada que usa longitudes de onda específicas de luz para ofrecer lo beneficios siguientes:

 

Infrarrojo: repone las células dérmicas y epidérmicas. Se usa para rejuvenecer la piel y curar heridas, cortes y piel dañada.

Luz roja: estimula la producción de colágeno y promueve la circulación. Se usa para rejuvenecer la piel. Se usa para reducir líneas, arrugas, cicatrices e incluso el tono de la piel.

Luz naranja: revitaliza la piel, resalta el brillo de la piel para ocasiones especiales.

Luz amarilla: reduce la hinchazón, las rojeces y la inflamación. Se usa para curar quemaduras solares.

Luz verde: crea un efecto calmante en la piel con propiedades antiinflamatorias. Reduce la hiperpigmentación de los puntos y revela una complexión más iluminada.

Luz azul: tiene propiedades antibacterianas. Se usa contra el acné, para purificar la piel, regular las glándulas sebáceas y calmar la inflamación.